junio 24, 2019

Smart Cities, los proyectos que cambiarán el futuro

Barcelona Smart City

El año que viene culmina la Estrategia Europa 2020, la agenda de crecimiento y empleo de la Unión Europea que ha impulsado las smart cities en toda Europa. Diez años después del lanzamiento, ¿qué grado de desarrollo muestran las ciudades inteligentes en nuestro país?

La respuesta se debatirá en el Congreso de Ciudades Inteligentes, que celebra su V edición el 26 de junio. Considerado foro de referencia profesional del sector, el encuentro concluía el año pasado que los proyectos de smart cities “dejaron de ser ideas que aterrizar en las primeras ediciones para convertirse en realidades en entornos urbanos”.

Qué es una smart city

La Red Española de Ciudades Inteligentes define las smart cities como aquellas ciudades que disponen de un sistema de innovación y de trabajo en red para dotarlas de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política que permita su desarrollo social, cultural y urbano.

Gracias a iniciativas como el Plan de Ciudades Inteligentes impulsado por la Unión Europea y adaptado en planes nacionales por cada uno de los Estados miembros, las smart cities están dejando de ser ilusiones técnicas para convertirse en realidades. Tal como se planteaba al cierre del Smart City Expo World Congress 2018, la etiqueta smart city ha sido absolutamente aceptada y el concepto puede considerarse ya maduro. Como resultado, la ciudad inteligente está derivando en un modelo que pone al ciudadano en el centro y se convierte en algo más palpable para quienes la habitan.

Proyectos de smart cities más importantes

Barcelona, sede del Smart City Expo World Congress, es un referente de smart city en toda Europa. Pero no el único. En las sucesivas ediciones del Congreso de Ciudades Inteligentes se han ido exponiendo casos de éxito en toda España. Los proyectos de smart city de Málaga, Santander, Valencia o Palma se han ido tratando desde las primeras ediciones del Congreso. También ha habido espacio para poblaciones como Gotarrendura, el municipio más pequeño de España distinguido como Ciudad de la Ciencia y de la Innovación.

Otras ciudades destacan como protagonistas de programas piloto europeos, como el Replicate en San Sebastián, Remourban en Valladolid o SmartenCity de Vitoria-Gasteiz. Asimismo llama la atención el Smart Heritage City, un proyecto de ciudades patrimoniales inteligentes liderado desde España.

El proyecto MUNIN Municipios Inteligentes, que está convirtiendo la Comunidad de Madrid en un territorio inteligente, representa un paso más allá en el concepto de smart city. De hecho, el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes ha derivado en el Plan Nacional de Territorios Inteligentes: en el cierre de la IV edición del Congreso de Ciudades Inteligentes se postulaba que el sector trabaja en dotar de inteligencia los territorios rurales.

Oportunidad y reto para las empresas

Las smart cities no son solo una realidad impulsada desde las Administraciones públicas y ya tangible para el ciudadano sino también un reto y una fuente de oportunidades para las empresas. Como argumenta la Red Española de Ciudades Inteligentes, para el desarrollo de las smart cities es necesaria “una apuesta por las industrias creativas y por la alta tecnología que permita ese crecimiento urbano basado en el impulso de las capacidades y de las redes articuladas”.

Las empresas deben ser capaces de aplicar tecnología, big data y automatización para integrarse en el desarrollo global de los territorios inteligentes. David Marimón, VP Business, Process & Technologies (BPT) de Coca-Cola European Partners Iberia, explica que los avances tecnológicos sirven a la compañía para mejorar sus procesos a lo largo de la cadena de valor: “Estamos inmersos en un proceso de transformación digital. Nuestra aspiración es competir en el mercado a través de cadenas de suministro extendidas y superar las complicaciones derivadas de los distintos niveles de madurez tecnológica de los actores implicados en nuestra cadena de valor.”

Etiquetado: