agosto 24, 2018

¿En qué consiste la huella de carbono y cómo la estamos reduciendo?

Monitoreo de los datos

La huella de carbono permite cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero.Según el Ministerio para la Transición Ecológica, se trata de una “pieza esencial de la lucha contra el cambio climático” porque permite ser conscientes del impacto que generan las actividades productivas en el calentamiento global.

Cuantificar la huella de carbono es, según el Ministerio, “un elemento diferenciador de las organizaciones que deciden comprometerse con el medio ambiente y apuestan por el desarrollo de una actividad sostenible”. Coca-Cola European Partners ha incluido información sobre sus emisiones en su primer Informe Anual y de Cuentas. También comparte esa información a través de sus respuestas al Carbon Disclosure Project.

“Hemos asumido nuestro papel en los esfuerzos globales para llevar a cabo el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático de 2015 en apoyo del Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas número 13, relacionado con las acciones por el clima”, afirma Elena Fernández Santos, directora de Calidad, Medio Ambiente y PRL de Coca-Cola European Partners Iberia: “Uno de los pilares de nuestra estrategia de sostenibilidad para Europa Occidental Avanzamos es el compromiso de actuar sobre el clima: de cara al 2025 , nos proponemos reducir las emisiones de gases invernadero de nuestras operaciones en un 50%, y en un 35% a lo largo de toda nuestra cadena de valor. La estrategia también contempla que sigamos usando energía 100% renovable.”

“En España, hemos incorporado los objetivos del nuevo plan de sostenibilidad en nuestra estrategia ambiental, dentro de la cual ya habíamos hecho avances significativos en los últimos años para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas tanto con el negocio como con nuestra cadena de valor”, apunta la directora de Calidad, Medio Ambiente y PRL de Coca-Cola European Partners Iberia.

Entre 2010 y 2017, Coca-Cola European Partners Iberia disminuyó la huella de carbono un 38% en sus operaciones por el incremento de la eficiencia energética en los procesos productivos,  por la contratación de energía procedente de fuentes renovables en el 100% de los centros ubicados en España, por la compra de equipos de frío más eficientes…   En el periodo 2010-2017, la ratio de consumo energético (kWh por 1.000 litros de producto) en los centros productivos ha disminuido un 15%.

“Para bajar aún más el consumo energético estamos invirtiendo en innovación de procesos y nuevas tecnologías de eficiencia energética”, explica Elena Fernández Santos. En las plantas productivas se está mejorando la eficiencia energética mediante proyectos como la actualización de equipos de soplado para la producción de envases PET, la instalación de equipos de refrigeración del producto a través de intercambiadores de calor o la sustitución de luminarias por iluminación con tecnología led.

Reducir la huella de carbono en el transporte y los equipos de frío

Dado que el transporte representa el segundo mayor porcentaje de la huella de carbono de sus operaciones, Coca-Cola European Partners Iberia controla las emisiones atribuibles a su distribución y las computa como parte de su huella de carbono. Por otro lado, invierte en su propia flota de distribución para mejorar la eficiencia energética de los vehículos. Trabaja incluso para reducir la emisiones contaminantes en los desplazamientos en taxi gracias a la aplicación Taksee.

Otra parte importante de la huella de carbono de sus operaciones comerciales corresponde a los equipos de frío que instala en los locales de sus clientes. En España el 100% de los equipos adquiridos disponen de dispositivos de eficiencia energética y el 92% son libres de HFC (hidrofluorocarburos). Además de adquirir modelos de mayor eficiencia energética, Coca-Cola European Partners Iberia mejora la eficiencia de los equipos ya existentes mediante la instalación de dispositivos de ahorro de energía. “Con medidas como estas buscamos reducir la huella de carbono en nuestras operaciones”, concluye Elena Fernández Santos.