abril 22, 2019

Estudios científicos de Mares Circulares: comprender el problema de las basuras marinas

Mares Circulares y Chelonia trabajan para comprender el problema de las basuras marinas

Las basuras marinas son un reto de alcance global según Naciones Unidas, que desde hace más de una década insta a tomar medidas para afrontar este problema. Un informe referente del Programa Ambiental de Naciones Unidas (UNEP) define basura marina como “cualquier material sólido persistente, manufacturado o procesado que haya sido desechado, depositado o abandonado en ambientes marinos y costeros”. Como indica el informe, las basuras marinas se extienden por los mares de todo el mundo y se consideran como tales todo tipo de materiales: plásticos, maderas, vidrio, telas, cartones…

El plan de limpieza de costas y fondos marinos Mares Circulares afronta el reto de las basuras marinas desde una perspectiva integral y circular. Actúa sobre costas, entornos acuáticos, fondos, áreas protegidas y reservas marinas; incluye acciones de recogida de residuos y también de formación y sensibilización, y cuenta con un equipo multidisciplinar que se encarga de darle al proyecto un carácter de ejemplo de economía circular, retirando y estudiando los residuos y posibilitando su reintroducción en el ciclo productivo.

En la primera edición de Mares Circulares, se recogieron casi 600 toneladas de residuos con la ayuda de 5.300 voluntarios y más de 170 organismos. En las limpiezas se lleva a cabo una recogida selectiva por fracciones (envases ligeros, vidrio, papel y cartón…). En las monitorizaciones, se realiza una caracterización de los residuos basada en el Convenio sobre la protección del medio marino del Atlántico Nordeste (OSPAR). De ese modo, Mares Circulares establece tipologías que permiten clasificar los residuos y su procedencia en una base de datos.

“Es necesario tomar datos, no vale con limpiar, necesitamos conocer qué es lo que aparece para poder buscar las fuentes y atajar el problema”, afirma Estíbaliz López-Samaniego, directora de Proyectos de Vertidos Cero, una de las asociaciones que colabora en Mares Circulares.

Otra de las entidades colaboradoras, Asociación Chelonia, cuenta con el apoyo de diferentes Universidades y Grupos de Investigación especializados en los plásticos y la basura marina que desarrollan estudios científicos sobre esta materia. “Con Mares Circulares, hemos establecido una red de contactos para abordar el problema de las basuras marinas”, explica Manuel Merchán, presidente de Asociación Chelonia.

De la mano de Asociación Chelonia, se han puesto a disposición de expertos los datos recopilados de las monitorizaciones de residuos en zonas costeras y ambientes acuáticos continentales españoles y portugueses, así como los datos de recogida de residuos en estos entornos y en fondos marinos. El objetivo de compartir los datos de Mares Circulares es impulsar investigaciones universitarias en torno a la sostenibilidad marina.

Asimismo, se ha apoyado la realización de tres estudios científicos pertenecientes a la Universidad de Valencia, Universidad CEU Cardenal Herrera y la Universidad de Cádiz. Con estas investigaciones se afrontan los desafíos ambientales que supone la presencia de residuos, principalmente plásticos, en océanos y mares. Los dos estudios impulsados en Valencia analizan los residuos ingeridos por fauna marina, mientras que el de la Universidad de Cádiz tiene como objetivo monitorizar las basuras marinas mediante el uso de drones.

Etiquetado: