mayo 17, 2019

Evaluación de microplásticos en la fauna marina: avanzando hacia la economía circular con Mares Circulares

Mares Circulares Plan de evaluación de microplásticos ingeridos por la fauna marina

Mares Circulares, el plan de limpieza de costas y fondos marinos puesto en marcha el pasado verano por Coca-Cola, destaca por su carácter integral y circular: promueve recogidas de residuos en costas, fondos marinos y entornos acuáticos, pero también incluye campañas de sensibilización, estudios científicos y concursos para favorecer el paso de una economía lineal a una economía circular, en la que prime la reducción, reutilización y reciclaje de los recursos.

La Asociación Chelonia es la entidad responsable de coordinar lo referente al Concurso Mares Circulares y a los estudios científicos. Para ello, cuenta con la colaboración de diferentes Universidades y Grupos de Investigación especializados en plásticos y basura marina.

Evaluación de microplásticos ingeridos por peces, tortugas y delfines

Dos de los tres estudios científicos que impulsa Mares Circulares de la mano con la Asociación Chelonia, se centran en el análisis de los residuos ingeridos por la fauna marina. Ambos los están llevando a cabo universidades valencianas: la investigación “Evaluación de microplásticos en peces óseos del litoral español: de la red trófica a la economía circular” está siendo desarrollado en colaboración con la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia; desde la Universidad de Valencia se está realizando el “Estudio de los microplásticos en tortugas marinas y delfines: análisis de impactos de la economía lineal desde la Red de Varamientos de la Comunidad Valenciana”.

Investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera están analizando el contenido estomacal de varias especies de peces recogidos por pescadores locales como la dorada, la boga, el besugo y el pez luna. Su objetivo es verificar la presencia de microplásticos, cuantificarlos y clasificarlos.

“Algunos plásticos pueden liberar sustancias tóxicas que se acumularían en tejidos y órganos de los peces que los ingieren. En el caso de especies de peces de consumo humano, la toxicidad acumulada puede llegar a ser un problema de salud. El proyecto que estamos desarrollando está intentando verificar el impacto de los microplásticos en la red trófica marina y el riesgo que podría suponer para el ser humano”, afirma la Dra. Ana E. Ahuir-Baraja, profesora asociada de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

La Universidad de Valencia, miembro coordinador de la Red de Varamientos de la Comunidad Valenciana, analiza los contenidos estomacales e intestinales de tortugas marinas y delfines encontrados varados en playa o recogidos por pescadores.

“Estudiando los diferentes tipos de polímeros componentes de los microplásticos podemos saber de qué productos potenciales se han originado. Además, por su forma y color, se puede deducir si son primarios, es decir, plásticos producidos directamente de ese tamaño, o secundarios, cuando se originan por la degradación de objetos de plástico más grandes que ya han sido utilizados “, explica Olga Novillo, de la Universidad de Valencia.

Avances hacia la economía circular

“Con estos estudios tratamos de identificar los residuos plásticos que más contribuyen, por su degradación, a la presencia de microplásticos en las especies de vertebrados marinos, que usamos como indicadores de la contaminación presente en nuestros mares. Esta información es de gran importancia para proponer cambios en la industria que promuevan una economía más circular”, afirma Jesús Tomás, de la Universidad de Valencia.

En ese mismo sentido se pronuncia la Dra. Ana E. Ahuir-Baraja: “Cuanto mayor sea nuestro conocimiento sobre la problemática del plástico en la red trófica tendremos una mayor implicación social y económica para poder transformar la actual economía lineal en una más circular, cuyo objetivo será el de tratar de mitigar las causas que generan este crítico problema ambiental.”

Etiquetado: