junio 14, 2019

Inteligencia artificial: ventajas y retos

Inteligencia artificial: ventajas y desventajas

En los años 50, el matemático John McCarthy defendió, en una conferencia que había organizado en la Universidad de Darmouth (Estados Unidos), que “todos los aspectos del aprendizaje o cualquier otro rasgo de la inteligencia pueden, en principio, ser descritos de una forma tan precisa que se puede crear una máquina que los simule”. Creador del concepto de “inteligencia artificial”, John McCarthy es considerado, hoy en día, un visionario. Porque aún no existe ordenador alguno que imite el pensamiento, pero la inteligencia artificial sigue ocupando muchos pensamientos.

Qué es la inteligencia artificial

En el proyecto gubernamental de la Estrategia Española para la Inteligencia Artificial en I+D+I, presentado el pasado marzo, se define la inteligencia artificial como “la ciencia e ingeniería que permite diseñar y programar máquinas capaces de llevar a cabo tareas que requieren inteligencia para ser realizadas”.

La inteligencia artificial actual se focaliza en las inteligencias artificiales específicas: máquinas capaces de batir, incluso, a campeones de ajedrez o de go, considerado el juego de mesa más difícil del mundo, pero que no cuentan con una comprensión general de la realidad.

Sin embargo, el sueño de McCarthy continúa vigente. Como se afirma en el preámbulo del referido proyecto: “Desde un punto de vista científico y de investigación básica y aplicada, la inteligencia artificial general sigue siendo el gran objetivo a alcanzar, es decir, crear un ecosistema con sistemas inteligentes multitarea.”

Ventajas

En las últimas décadas, los esfuerzos de los investigadores para desarrollar inteligencias artificiales especializadas han dado lugar a grandes éxitos. Para Ramón López de Mántaras, director del Grupo de Trabajo de Inteligencia Artificial que participó en el citado proyecto gubernamental, los avances responden a la disponibilidad de enormes cantidades de datos y el acceso a la computación de altas prestaciones para analizarlos.

Errar es humano, pero no es propio de las máquinas: las máquinas no desfallecen, pueden programarse y asumir trabajos repetitivos sin cansarse ni aburrirse, y a una velocidad de vértigo. Esos elementos explican las ventajas de la inteligencia artificial. El proyecto de la Estrategia Española para la Inteligencia Artificial en I+D+I plantea que “la inteligencia artificial puede proporcionar una amplia gama de oportunidades para las empresas permitiendo una mejor comprensión de sus procesos, las necesidades de sus clientes y socios, y el entorno empresarial en general”.

En la reciente jornada Medidas para el incremento de la eficiencia en la cadena de suministro de UNO Logística, el director de Logística de Coca-Cola European Partners Iberia, Gonzalo Madurga, explicaba que la compañía está haciendo uso de las ventajas de la inteligencia artificial para mejorar procesos productivos y agilizar la toma de decisiones.

Retos

El reverso de los éxitos son los retos que plantea la inteligencia artificial, también señalados por los expertos, que apuntan que el hecho de que las máquinas carezcan de sentido común explica que hasta el momento no se haya desarrollado una inteligencia artificial general.

Todo queda fiado a la inteligencia humana. Y a la ética. El uso de los sistemas de inteligencia artificial específica y las posibilidades que abre su desarrollo vertiginoso ocasionan un sinfín de dilemas éticos que implican a todos los agentes relacionados con su creación y aplicación: gobiernos, compañías, investigadores, programadores…

Tal como sugiere el proyecto de la Estrategia Española para la Inteligencia Artificial en I+D+I, los sistemas de inteligencia artificial pueden acarrear “riesgos que debemos prevenir y solventar incluyendo transparencia en los algoritmos y modelos, evitando la manipulación de comportamientos, tomando medidas ante la automatización del trabajo, abordando la equidad de los modelos y promoviendo un uso honesto de la tecnología”.

Etiquetado: