febrero 17, 2020

La Formación Profesional para acabar con el desempleo juvenil



La tasa desempleo juvenil en España continúa siendo una de las más elevadas de la UE. En enero de 2020, el paro registrado en los menores de 25 años se incrementó un 3,05% respecto al mes anterior, según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. En entornos rurales, la falta de oportunidades laborales es aún mayor, lo que se traduce en abandono de los pueblos natales por parte de los jóvenes para instalarse en entornos urbanos, concentrando el 90% de la población entre la capital y las grandes urbes del litoral, mientras que el 10% de los habitantes ocupa el 70% del espacio restante.

Uno de los problemas del mercado laboral no solo es el desempleo juvenil, sino también la cantidad de titulados universitarios que se ven obligados a realizar trabajos por debajo de su cualificación o teniendo incluso que ocultar su formación real en el CV para no ser descartados en los procesos de selección. Ante esta situación, la Formación Profesional se postula como una opción ideal para aquellos jóvenes que no quieren abandonar todavía los estudios, pero no desean dilatar demasiado en el tiempo su acceso al mercado laboral.

La formación práctica, los conocimientos técnicos y la adquisición de experiencia al realizar las prácticas laborales son los elementos esenciales que ofrece la FP, consolidándose como una fórmula perfecta que podría mitigar el alto índice de desempleo juvenil

Por ello, se está produciendo una creciente demanda laboral de perfiles con estudios de Formación Profesional frente a la de titulados universitarios. Adecco Group Intitute recoge en el Informe Infoempleo Adecco sobre la Empleabilidad y Formación Profesional que, por primera vez en España, las ofertas que requieren formación de FP superaron a las que necesitan titulación universitaria, acaparando un 42% del total.

A esta tendencia al alza se suma que, hasta 2030, los nuevos puestos de trabajo que se creen en España requerirán un 65% de profesionales con cualificaciones medias (Formación Profesional de grado medio) y un 35% con altas (Formación Profesional de grado superior y graduados universitarios), de acuerdo con el análisis Skills Forecast, realizado por la agencia Cedefop de la Unión Europea.

Por tanto, no es de extrañar que se esté experimentando un incremento del número de alumnos que se matriculan en FP debido a su alto índice de empleabilidad, la oportunidad de experiencia real al tener un periodo obligatorio de prácticas, un acceso más temprano al mercado laboral, entre otros motivos.

Por ello, la Formación Profesional gana cada vez más alumnos en España. Para este curso académico, las aulas de FP tendrán 862.000 estudiantes que han optado por matricularse en ciclos de FP, lo que supone 23.000 alumnos más (un 2,8%) con respecto al año anterior, según del informe Datos y cifras. Curso escolar 2019/2020 elaborado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

GIRA Jóvenes Impulsa el Cambio

El nuevo itinerario del programa de capacitación personal y profesional de GIRA Jóvenes de Coca-Cola: Impulsa el cambio, se dirige a los jóvenes entre 16 y 23 años que viven en entornos rurales, en la denominada España Vaciada, contribuyendo a que el territorio en el que viven y estudian no condicionen sus oportunidades de formación e inserción laboral.

Impulsa el Cambio ofrece un espacio en centros de formación profesional donde mejorar las habilidades y competencias personales que pueden emplear para diseñar su futuro profesional e inspirar su mundo, reforzar su vocación, analizar el mundo que les rodea y reconocer su papel como impulsores del cambio. Todas estas aportaciones redundarán en una futura generación de cambios económicos y sociales en sus pueblos y frenar así el continuo éxodo rural.

Se encuentra en marcha en siete institutos de diversos pueblos de Andalucía, cuatro en Extremadura y cuatro en Ciudad Real y contribuye al desarrollo económico, social y ambiental de estos territorios. Desarrollado de la mano de AlmaNatura, el objetivo no es otro que seguir motivando e impulsando el talento juvenil para diseñar soluciones innovadoras a los retos que se enfrentan en los territorios despoblados de la España Vaciada.