diciembre 10, 2018

“Sin un cambio por parte de las empresas, la lucha contra el cambio climático es imposible”: Cristina Monge, directora de conversaciones ECODES

Cristina Monge, directora de Conversaciones de ECODES

Con una trayectoria profesional ligada al estudio de desafíos de la sostenibilidad, Cristina Monge, directora de Conversaciones de ECODES-Fundación Ecología y Desarrollo, conoce los retos de la lucha contra el cambio climático.

En esta entrevista descubre la relevancia del Acuerdo de París y las Cumbres del Clima que lo concretan, como la que se está desarrollando en Katowice (Polonia). Según ella, el desafío del cambio climático no puede abordarse sin la implicación de todos los sectores, sociales, políticos y económicos. En este sentido, considera “fundamental” el papel de las empresas.

 

¿En qué consisten los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Son un gran acuerdo en el que casi 200 países de Naciones Unidas se ponen manos a la obra para conseguir una serie de objetivos que se pueden englobar en tres bloques. Uno primero tiene que ver con cuestiones de carácter social, el trabajo por la igualdad, contra la discriminación de género, contra la pobreza, etc.

Un segundo gran bloque tiene que ver con el desafío ambiental, porque hablamos del Objetivo 13, que se dedica al cambio climático, pero no que hay que olvidar otros objetivos que tienen que ver con la calidad el agua, con el acceso al agua potable y saneamiento, con la calidad de los sistemas acuáticos, con una alimentación sostenible, etc.

Otro tercer bloque, que sería más transversal, es la necesidad de trabajar en alianza. Tanto las cuestiones sociales como las ambientales forman una malla entre ellas guiadas bajo el paradigma del trabajo en alianza.

¿Qué establece el Objetivo 13, Acción por el Clima?

El Objetivo 13 pone de manifiesto la necesidad de reducir drásticamente las emisiones de CO2 y paralizar el cambio climático. Hace suyo el Acuerdo de París, el compromiso de los Estados de ponerse a trabajar para cambiar el modelo productivo de forma que se consiga limitar la subida de temperatura.

¿Qué supone el Acuerdo de París en la lucha contra el cambio climático?

A mí me gusta decir que el Acuerdo de París en sí mismo no es nada pero puede serlo todo. Como gran parte de los compromisos internacionales no garantiza que los Estados vayan a cambiar su modelo productivo, en sí mismo no tiene un carácter obligatorio, pero abre las puertas para que se pueda hacer. En este momento la comunidad internacional ha asumido el compromiso de cambiar su modelo de producción y de consumo para que sea posible rebajar el incremento de la temperatura y parar el cambio climático. Es un gran compromiso del conjunto de la comunidad internacional para ir poniendo en marcha acciones que permitan rebajar las emisiones y eso ocurre todos los sectores: energía, sector financiero, sectores productivos, etc.

¿Por qué es tan importante la Cumbre del Clima que está celebrando en Polonia?

Las Cumbres del Clima se celebran todos los años. Algunas tienen mayor relevancia o trascendencia mediática. La más conocida fue la de París en su día, pero todos los años hay una Cumbre del Clima en la cual la comunidad internacional intenta ir avanzando en la lucha contra el cambio climático. París supuso un gran acuerdo político, pero luego hay que desarrollarlo y ver cómo ser van dando pasos desde el punto de vista técnico y político.

En la Cumbre de Katowice hay cuestiones muy importantes como todo lo que tiene que ver con las emisiones de vehículos y la política de descarbonización. Yo espero que se consigan acuerdos ambiciosos y que no haya dudas y se camine de manera contundente y firme, pero el panorama político es complicado. EEUU dice que se quiere salir, Brasil también… Europa ahora mismo se puede decir que está liderando unas políticas más ambiciosas.

¿Cuáles serán los próximos pasos?

Profundizar en algunas de las cosas que ya se vienen haciendo: profundizar en mayores inversiones para la transición ecológica y en cómo se hace de forma que no deje a nadie atrás y que sea lo que ahora se llama una transición justa; intentar dar un giro sin paliativos para dejar de quemar carbón, por un lado, y, por otro, fomentar y desarrollar muchísimo más lo referente a energías renovables.

Los Estados deben ir concretando con objetivos a corto plazo dónde tenemos que estar en cada momento para llegar a cumplir lo que nos hemos planteado.

Apoyo de ECODES a las organizaciones que actúan contra el cambio climático

¿Qué papel juegan las empresas y organizaciones privadas en la lucha contra el cambio climático?

En ECODES decimos que nuestra misión es generar alianzas, encontrar cómplices para ir avanzando hacia la sostenibilidad. En ese sentido, pensamos que el desafío contra el cambio climático no podrá abordarse si no están todos los sectores, sociales, políticos y económicos. Por lo tanto, el papel de las empresas es fundamental porque son un actor de primera magnitud y porque buena parte de los problemas asociados a la contaminación o a la mala gestión de recursos se hacen en el ámbito privado. Sin un cambio importante por parte de las empresas la lucha contra el cambio climático es imposible.

¿Cómo ayuda ECODES a las organizaciones que quieren actuar contra el cambio climático?

De formas diferentes dependiendo de cada una de ellas. El mundo de la empresa es muy variado, desde grandes empresas como puede ser Coca-Cola hasta una pyme pasando por todos los sectores: agrícolas, industriales, energéticos, de comunicación, automovilismo…

Sobre todo lo que intentamos es que cada uno se plantee qué está haciendo y cómo podría hacerlo mejor para que, manteniendo su negocio, como es lógico, lo hagan con la menor repercusión posible para el medio ambiente y además contribuyendo a solucionar problemas que a día de hoy existen tanto desde el punto de vista social como ambiental. Es plantear que cada cual haga su negocio de la mejor manera posible y eso implica tener en cuenta las repercusiones hacia fuera de la empresa.

¿Cuál es el nivel de implicación de las empresas españolas en la lucha contra el cambio climático?

Pensamos que está habiendo un cambio importante. Cada vez son más empresas las que se están incorporando pero hay que pedir mucha más ambición y mucha más urgencia.

El desafío que tenemos encima de la mesa no solo es grande sino que también es urgente, porque o lo paramos ya o llegará un momento en que no habrá marcha atrás. No vale solo con hacer gestos simbólicos, hay que asumir un cambio profundo dentro del corazón de la propia empresa y de su proceso productivo. Y eso además hay que hacerlo de forma urgente porque se nos acaba el tiempo.

¿Están realizando avances significativos?

Desde Comunidad por el Clima se creó una plataforma de acción climática para que las empresas que están haciendo reducción de emisiones puedan subir sus planes y ver cómo se va avanzando. Efectivamente se va avanzando, lo que pasa es que necesitamos avanzar más y más rápido.

¿Qué le parecen los compromisos respecto al clima asumidos por Coca-Cola y Coca-Cola European Partners en Avanzamos, su estrategia de sostenibilidad conjunta para Europa Occidental?

Tanto en esa estrategia como en las políticas generales que yo conozco por parte de Coca-Cola creo que hay un compromiso importante tanto en la reducción de emisiones como en todo lo que tiene que ver con la gestión del agua. Es fundamental que aporte en los ámbitos que le son más propios por su propia naturaleza y que además se lo plantee a nivel global: una compañía como Coca-Cola tiene una visión global porque está en todo el mundo y además muchas empresas dependen de ella, son parte de ella o de alguna forma tienen relación: alianzas, proveedores… En este sentido tiene mucha capacidad de actuación.

La plataforma que ha desarrollado Coca-Cola para apoyar a los negocios hosteleros en su lucha contra el cambio climático iría en este sentido.

Sí, Hostelería por el Clima desarrolla justo eso, la capacidad que tiene Coca-Cola para ponerse en contacto con el ámbito de la hostelería aquí en España y promover buenas prácticas y que estos establecimientos cada vez incorporen más los criterios de sostenibilidad en su negocio. Ahí Coca-Cola está actuando de prescriptor en temas de sostenibilidad para el conjunto del sector en España, lo cual es muy relevante y le está dando la oportunidad de liderar ese movimiento.