julio 26, 2019

“GIRA Mujeres es una herramienta para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”: Conce Macías, directora de Proyectos en AlmaNatura

El papel de AlmaNatura en el proyecto GIRA Mujeres

Con la III edición de GIRA Mujeres a punto de finalizar, la directora de Proyectos de AlmaNatura, Conce Macías, hace balance de las tres ediciones en las que esta entidad ha colaborado con el programa de emprendimiento femenino de Coca-Cola en las zonas rurales.

Dedicada a fijar población rural desde hace más de 20 años, AlmaNatura ha sido recientemente galardonada por la Red Española de Pacto Mundial por impulsar la innovación aplicada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Conce Macías explica por qué un programa como GIRA Mujeres ayuda al cumplimiento de los ODS al apoyar a las mujeres que, al luchar por sus sueños, también luchan contra la despoblación rural.

 

¿Qué barreras sufren las mujeres rurales para emprender?

Las mujeres del mundo rural solemos padecer falta de reconocimiento. Seguimos teniendo muy presentes los estereotipos que se forjaron hace muchísimo tiempo sobre la mujer rural: sin iniciativas, sin formación… Y esas barreras psicosociales que se han formado en torno a nosotras nos han generado limitaciones para impulsar nuestra vida tanto profesional como personal.

El éxodo rural no solo se está generando en el ámbito juvenil, aunque todas las noticias vayan en este sentido. El sector que más emigra en los pueblos son las mujeres. Y con ellas, toda la familia, y el impacto que genera una mujer cuando se va se multiplica por el número de personas que forman su núcleo familiar. Las mujeres son vitales para el mantenimiento de la vida de los pueblos ya que sustentan a toda la familia. Por eso es tan importante GIRA Mujeres y es común su propósito con el del AlmaNatura de atender las necesidades de las mujeres rurales. Primero para frenar el decrecimiento, luego la emigración y, por supuesto, para fijar población rural.

¿Cómo ayuda GIRA Mujeres a fijar la población rural?

GIRA Mujeres es un proyecto muy necesario para las mujeres del mundo rural porque nos impulsa a levantar la mirada y a superar ataduras pasadas. Representa un espacio de reflexión para escucharnos y decir que somos necesarias, para ver que podemos generar oportunidades de vivir en nuestro pueblo ofreciendo servicios o productos innovadores para el mercado. Y es una herramienta súper importante para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, porque las mujeres vertebran y fijan de forma inconsciente la población rural y así impulsan sin darse cuenta ODS como el fin de la pobreza, la igualdad de género y la sostenibilidad de las ciudades y comunidades. GIRA Mujeres tiene todo el sentido del mundo no solo a nivel nacional y local, sino también a nivel internacional.

¿En qué consiste vuestra participación en el proyecto?

En el proyecto GIRA Mujeres tenemos dos grandes líneas. La responsabilidad del equipo que estamos en las oficinas es contactar con las entidades que vertebran el territorio rural, como pueden ser los ayuntamientos, las diputaciones, las mancomunidades, los grupos de desarrollo rural… para que ellos lleguen al mayor número posible de mujeres.

La otra línea es el equipo de facilitadoras, que es la parte menos visible pero la que más alma y más entrega pone en el proyecto. Tenemos equipos de facilitadoras en cada uno de los territorios en los que vamos a trabajar. Decimos que son facilitadoras y no formadoras, porque, aunque tengamos una programación, se adapta a las necesidades de cada grupo: unas veces nos encontramos con mujeres que necesitan compartir, expresar inquietudes, miedos, limitaciones… otras, son mujeres con claras ideas emprendedoras que quieren definir su modelo de negocio o darle un giro.

¿Hacéis seguimiento de las participantes?

Sí, siguiendo un protocolo nos ponemos en contacto con ellas por vía telefónica para preguntarles cuestiones relacionadas con los objetivos del proyecto. Esto nos ayuda a seguir en contacto con ellas y nos sirve también para seguir mejorando. Como empresa social tenemos muy claro que es necesario hacer un seguimiento y una evaluación de impacto para estar seguros de que tanto GIRA Mujeres como otros proyectos que pasan por nuestras manos generan una transformación real del mundo rural.

¿Qué logros habéis obtenido en las dos primeras ediciones?

Si hablamos de impactos cuantitativos en las dos primeras ediciones, en la evaluación de impacto que se realizó a una muestra de 2642 mujeres, 530 participantes que estaban desempleadas iniciaron un proyecto empresarial, mientras que 514 mujeres que ya eran empresarias o autónomas, redefinieron su modelo de negocio. A esto nos gusta sumarle lo más importante, que es que el 83,3% de las participantes se sienten más empoderadas y creen que en las posibilidades del mundo rural y muestran su deseo de pertenecer a él.

Si medimos la parte más emocional, aquí no hay ninguna cifra. Son miradas, complicidad, ilusión, lucha, superación… Y sobre todo lo que está consiguiendo GIRA Mujeres es la unión de mujeres del mundo rural, es decir, se están generando asociaciones de mujeres empresarias y emprendedoras, y grupos de ayuda mutua. Y eso no tiene precio, lo que está consiguiendo GIRA Mujeres en la parte emocional no se puede medir y es complicado transmitirlo, pero muy bonito.

En la tercera edición, se ha ampliado el número de regiones donde actúa AlmaNatura, ¿verdad?

Cuando llegó la tercera edición, asumimos el reto de extender GIRA Mujeres a un mayor número de territorios rurales de España. Seguimos estando en el sur, en Andalucía y Murcia, pero este año estamos además en Castilla-La Mancha, en Badajoz y en Castilla y León, que teníamos muchísimas ganas porque es uno de los focos de despoblación más importante en España. También hemos llegado a Cantabria, La Rioja y Aragón. Y estamos súper contentos y esperando resultados.

Etiquetado: