agosto 6, 2020

Nuestras acciones de voluntariado en tiempos de Covid-19



Dentro de nuestro compromiso con la sostenibilidad, materializado en nuestra estrategia Avanzamos, y concretamente con la Sociedad, para la que queremos seguir siendo un agente de cambio positivo que promueva la inclusión y el desarrollo económico, desde Coca-Cola European Partners contamos con nuestro plan de voluntariado corporativo, I Love Voluntariado en el marco de Ambassador, el programa que busca afianzar el compromiso de los empleados fomentando su participación en actividades que les permiten conocer y experimentar los valores de la empresa con actividades de voluntariado corporativo para que los empleados tengan la oportunidad de poner en práctica los compromisos de sostenibilidad de Coca-Cola European Partners:

Formado por diferentes proyectos e iniciativas, este programa ofrece la posibilidad de que todos los empleados puedan dedicar 2 días al año para participar en actividades altruistas con el objetivo de influir positivamente en nuestra sociedad y en nuestro entorno.

Con motivo de la crisis sanitaria de la COVID-19, hemos adaptado todas las iniciativas solidarias a las circunstancias actuales para que continúen desarrollándose en formato online o a distancia y que nuestros empleados puedan seguir contribuyendo a la sociedad y compartiendo ilusión, tiempo y experiencias. Y es que, la distancia no debería supone un obstáculo en la realización de las actividades de voluntariado. Gracias a las herramientas tecnológicas de las que disponemos hoy en día, se pueden superar las barreras de la distancia y llegar a los colectivos más desfavorecidos.

Ahora y siempre, ayudar a quienes más lo necesitan es fundamental, pues la solidaridad no debe detenerse nunca, ni en los momentos más complejos. Para inspirar y conocer cómo han continuado desarrollándose todas estas acciones, nuestros empleados comparten su experiencia en esta nueva modalidad de voluntariado y han demostrado que, incluso desde casa, también se puede formar parte del cambio.

Voluntariado corporativo adaptado a la nueva situación

Durante el periodo de confinamiento, el espíritu Ambassador no se quedó de brazos cruzados y muchos de nuestros voluntarios pusieron todo su cariño y ganas para ofrecer sus mejores habilidades y conocimientos y realizar así labores altruistas desde casa a fin de ayudar cuando más falta hizo. Con la participación de 50 empleados y una dedicación de más de 400 horas, algunas de las actividades que se pudieron desarrollar a distancia fueron enviar mensajes de ánimo a personas ingresadas a través de la Fundación Corazones de Papel, explicar en vídeo recetas cómo aprender a cocinar con la Asociación Talismán, realizar llamadas telefónicas a personas con discapacidad de la Fundación Juan XXIII Roncalli o participar en el programa de radio Radio Terrícola de la Asociación Envera.

Una de nuestras empleadas, Milca Martín, de Barcelona, se unió la iniciativa de la Fundación Juan XXIII Roncalli para realizar llamadas telefónicas a personas con discapacidad. Me pareció una actividad muy factible a nivel organizativo. Me asignaron a José María, con el que mantengo una llamada de media hora, tres veces por semana. Con él aprendo a relacionarme de forma sencilla y sin prejuicios«, explica su experiencia, que para ella ha resultado ser muy gratificante: «He conocido a gente única y maravillosa, con la que he podido poner en práctica los valores por los que me guío, además de aprender muchísimo de la sociedad que me rodea. Me siento privilegiada al trabajar en una empresa que no solo promueve el voluntariado, sino que forma parte de su imagen y de sus valores«.

Jesús Padilla, de Granada, ha sido otro de nuestros voluntarios que ha colaborado con una intervención en directo en Radio Terrícola, un programa de radio organizado por la Asociación Envera. Los voluntariados de CCEP son experiencias multiplicadas por dos, las que vives con la gente a la que prestas tu ayuda y las que vives personalmente. ¿Qué más se puede pedir?«, indica para animar a vivir en primera persona este tipo de vivencias solidarias tan enriquecedoras.

«No cuesta nada aportar tu granito de arena a la sociedad. Todos tenemos algo que aportar y algo que recibir; si todos aportamos, todos recibiremos y la sociedad mejorar”, ha señalado por su parte Ángeles Carchenilla, empleada de Madrid, que ha participado grabándose en vídeo para explicar recetas y enseñar así a cocinar a personas con discapacidad de la Asociación Talismán.

Otras de las actividades altruistas adaptadas al entorno online son las que se enclavan dentro del Pro Bono público. Dentro de este tipo de voluntariado, hemos participado en la primera edición del Programa Multiempresa de Pro Bono Virtual impulsada por la Confederación Empresarial de Bizkaia (CEBEK) para ayudar a entidades sociales a afrontar las dificultades en su gestión ocasionadas por la crisis de la COVID-19. Los voluntarios han realizado una consultoría y diagnóstico de las necesidades específicas de dos asociaciones sin ánimo de lucro, Bizitegi y Gizatea, para ayudarles a que sigan desarrollando sus proyectos sociales en los ámbitos de la exclusión social y la inserción laboral.

La iniciativa Speed Dating ha sido otro de los proyectos en adecuarse a la nueva situación. Este año, por primera vez, se ha celebrado en formato digital tras varios años organizándose de forma presencial. En este programa, muchos empleados se convierten en entrevistadores por un día y realizan sesiones express de entrevistas laborales a los jóvenes participantes en nuestro programa de responsabilidad corporativa GIRA Jóvenes para motivarles, orientarles y asesorarles en la búsqueda de empleo. En esta ocasión, 23 voluntarios de Coca-Cola Europen Partners Iberia ejercieron de entrevistadores durante dos sesiones formativas virtuales, con la colaboración de Fundación Exit, para ayudar a 23 chicos y chicas a posicionar sus candidaturas a la hora de buscar trabajo y a ganar la confianza necesaria para desenvolverse en una entrevista de trabajo cara a cara.