octubre 3, 2016

POWERADE NON STOP MADRID-LISBOA: RECORRIENDO MEDIA PENÍNSULA EN MOUNTAIN BIKE



Más de 800 ciclistas participaron en la cuarta edición de la Powerade Non Stop Madrid-Lisboa, con el objetivo de cubrir, en menos de 55 horas, un recorrido de 770 kilómetros entre Las Rozas y Lisboa por pistas, caminos y senderos. De ellos, casi 70 corrieron en solitario y el resto, por equipos de entre dos y cuatro participantes.

La salida de la Powerade Non Stop Madrid-Lisboa tuvo lugar el 30 de septiembre en el Polideportivo Navalcarbón de Las Rozas, con la presencia del director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, Carlos Chaguaceda, y del alcalde de la localidad, José de la Uz.

El recorrido está dividido en 10 tramos separados por paradas con distancias de entre 65 y 80 kilómetros. Como cada año, los pueblos donde se realizan las paradas se volcaron con la carrera. Así, los ciclistas pudieron asearse, tomar un refrigerio y descansar en enclaves privilegiados en torno al río Tajo.

Sin salir de Madrid, a medio camino entre el área occidental de la Sierra de Guadarrama y la Sierra de Gredos, se encuentra la primera parada del Non Stop: Robledo de Chavela, situado en la llamada “Ruta Imperial”, que recorría el rey Felipe II en sus desplazamientos entre el Monasterio de El Escorial y Madrid.

Burgohondo dio el recibimiento a los participantes en Castilla-León. Este pueblo abulense está situado en el Valle del Alto Alberche, en las faldas de la Sierra de Hoyocasero, entre las sierras de Gredos y la Paramera. La siguiente parada de la carrera fue Navalperal de Tormes, a orillas de este río literario y punto de partida de muchas rutas de senderismo y montañismo por la sierra de Gredos.

Ya en Cáceres, la carrera se detuvo en Navaconcejo, en el corazón del Valle del Jerte, y en Cañaveral, un pueblo de raíces templarias. Cerca de la frontera con Portugal se encuentran las últimas paradas españolas del Non Stop: AlcántaraSantiago de Alcántara y Cedillo, el municipio más occidental de Extremadura.

En territorio portugués, las paradas fueron Ponte de Sor, en el Alentejo, y Coruche, en Ribatejo. El Parque das Nações lisboeta recibió a los participantes de la carrera. Si bien el equipo MMR-Powerade cruzó la línea de meta como vencedor por cuarta edición consecutiva, con un tiempo de 31 horas 16 minutos y 12 segundos, el grueso de los participantes llegó a lo largo de la madrugada y durante todo el domingo, hasta las 55 horas de tiempo límite.

El ex ciclista profesional Moisés Dueñas, vencedor final en la categoría SOLO, alcanzó la meta en 39 horas y 20 minutos. En categoría de dos se alzó con la victoria el equipo WRC Conor Physios 1. En tercetos, el vencedor fue MMR. El equipo Urodev se alzó con la victoria en féminas. Capítulo aparte merece la joven ciclista Ada Xinxó, primera mujer que termina la prueba en solitario.

La organización de la Powerade Non Stop Madrid-Lisboa muestra el compromiso de Coca-Cola con la promoción del deporte. Cada año, la compañía promueve miles de eventos deportivos en España y Portugal, como parte de su compromiso social.