marzo 26, 2018

La experiencia de GIRA Mujeres, contada por sus protagonistas

GIRA Mujeres Cruz Roja

“Yo puedo”: el itinerario de empleabilidad del programa GIRA Mujeres de Coca-Cola, desarrollado por Cruz Roja, tiene como objetivo que las participantes mejoren su autoconfianza y se incorporen al mercado laboral superando las trabas personales, sociales y profesionales que se han ido encontrando en su trayectoria.

“Con GIRA Mujeres acompañamos a las participantes a mejorar su empleabilidad y a trazar su propio camino profesional. Las apoyamos para determinar la formación y las prácticas que más se adecúan a su perfil y que mejor pueden capacitarlas profesionalmente, teniendo en cuenta los sectores con más empleabilidad en sus lugares de residencia. Las ponemos en contacto con empresas para aumentar sus posibilidades de contratación y con mujeres de la zona para acompañarles en su camino”, afirma Maika Sánchez, responsable del Plan de Empleo de Cruz Roja.

El itinerario de empleabilidad de GIRA Mujeres comprende varias fases, explica Nuria Alonso, formadora de Cruz Roja en Tudela (Navarra): “Los itinerarios personalizados de empleo de las mujeres participantes se basan en tres acciones: la orientación, la formación y la intermediación con empresas.”

Fases del itinerario de empleabilidad de GIRA Mujeres

En la primera fase del itinerario de empleabilidad de GIRA Mujeres, las participantes asisten a sesiones de preparación personal y emocional para mejorar su autoconfianza ante el proceso de búsqueda de empleo. En ellas, se trabaja el empoderamiento y las participantes reciben apoyo psicosocial y orientación para crear su propia red de apoyo. Posteriormente, el objetivo es que las participantes tracen su propio camino profesional, mediante sesiones individuales y de grupo en las que exploran sus fortalezas y los obstáculos a los que se enfrentan para incorporarse al mercado laboral.

Para una de las participantes del programa en Tudela, Cristina Lamata, “las charlas sobre el empleo me resultan interesantes y prácticas y las sesiones grupales son geniales porque aprendemos cosas de otras mujeres que nos aportan y aportamos”. A Ksenia Irod, de la Asamblea de Sevilla, estas sesiones le han facilitado diversas oportunidades de aprendizaje: “Por un lado, han supuesto una posibilidad para mejorar mi idioma, y, por otro, he podido sentirme parte de un equipo de trabajo y aprender y desarrollar muchas más capacidades y competencias.”

María Vega Prieto, de La Rioja, recuerda a formadores y compañeras de promoción: “Encontré gente maravillosa que nos puso al alcance herramientas, información y apoyo, y compañeras estupendas que estaban en mi misma situación. Pude comprobar que no estaba sola, hicimos piña y creamos hasta nuestro propio grupo de whatsapp donde nos ofrecíamos los empleos que nos llegaban y nos aconsejábamos.”

En una segunda fase, el itinerario de empleabilidad de GIRA Mujeres incluye talleres y cursos para entrenar el capital competencial de las mujeres participantes y su capacitación profesional con aprendizaje en el puesto de trabajo. Las responsables del programa tienen en cuenta tanto la realidad socioeconómica de cada zona como el perfil de las mujeres participantes, y velan por su proceso de inserción, acompañándolas en ese momento clave del programa. Como indica Nuria Alonso, “tanto la formación como la intermediación parten de una prospección de mercado de la zona”.

Apoyo de empresas y mujeres de la zona

El programa cuenta con el apoyo de empresas y mujeres de la zona que facilitan la toma de contacto de las participantes con el tejido empresarial de su lugar de residencia. “He tenido la oportunidad de atender a participantes del proyecto en nuestra agencia de colocación y creo que proyectos como este son una apuesta, un intento y un fruto en sí mismo, con sus resultados, frente a la perdida de empleo de un colectivo tan castigado como el de las mujeres”, afirma Arantxa Fernández, del centro Dinstinto Formacion, en La Rioja.

Cristina Lamata, que se encuentra en el final de la fase formativa del programa, es optimista: “Espero salir de aquí con un empleo, porque es para lo que venimos y nos forman para ello.” Ksenia Irod, que ha finalizado el programa, ya está trabajando, como María Vega Prieto, para quien GIRA Mujeres ha sido la palanca que ha facilitado su incorporación al mercado laboral: “Alguien dijo un día ‘dadme un punto de apoyo y moveré el mundo’, este proyecto ha movido mi mundo, ha sido mi apoyo.”

Etiquetado: