mayo 2, 2018

Un motor para el desarrollo económico de Baleares



Coca-Cola es un motor para el desarrollo económico de Baleares a través de la distribución de sus bebidas, tanto directamente como a lo largo de su cadena de valor. Las actividades relacionadas con Coca-Cola tuvieron un impacto, directo e indirecto, de 242 millones de euros en la economía de la región, que representa el 0,9% del PIB balear, según un estudio realizado por la consultora independiente Steward Redqueen.

El Estudio de Impacto socioeconómico de la actividad de Coca-Cola ofrece datos sobre la contribución de la compañía a través de toda la cadena de valor: desde el punto de vista económico, pasando por los puestos de trabajo que genera, tanto directos como indirectos, su efecto en el medio ambiente, así como su compromiso con la sociedad, la cultura y la educación. Para realizarlo, se analizaron los datos financieros y no financieros de Coca-Cola en 2016, la actividad de la delegación en la región y la actividad de sus proveedores de productos y servicios, distribuidores y comercios.

Los datos evidencian el efecto multiplicador de las actividades de Coca-Cola en el archipiélago sobre diferentes sectores y cómo el impacto de sus actividades sobre el empleo beneficia a amplias capas de la sociedad balear. Coca-Cola emplea directamente a 179 personas en sus delegaciones comerciales en las islas. A esta cifra hay que sumar un impacto indirecto en otros 3.200 empleos a través de su red de proveedores y distribuidores. Así, cada puesto de trabajo directo en Coca-Cola genera otros 18 empleos indirectos en la economía regional.

En Baleares, Coca-Cola cuenta con una estructura compuesta por tres oficinas, un almacén y ocho distribuidores. “Nuestra red logística, comercial y de distribución nos permite tener una gran capilaridad para atender a todo el mercado del archipiélago balear”, explica Gabriel Mulet, jefe de Comunicación de Coca-Cola European Partners Iberia en Baleares.

“Tenemos un firme compromiso con las Baleares y trabajamos para mantener un fuerte impacto local en las islas”, afirma. Con más de 50 años de historia en Baleares, Coca-Cola ha estado siempre cerca de las comunidades locales contribuyendo al desarrollo social.

Además de generar puestos de trabajo e ingresos, Coca-Cola aporta valor añadido a las comunidades locales en la región mediante el patrocinio de más de 700 eventos de carácter deportivo, cultural, medioambiental y solidario.

“Cada año organizamos ciclos culturales en colaboración con el sector de la restauración”, recuerda el jefe de Comunicación de Coca-Cola European Partners Iberia en Baleares. Las giras del certamen Teatro de Barra y los microconciertos Toca la Música se desarrollan anualmente en bares de la capital balear y de otras localidades de la parte foránea de la isla. En Mallorca también se celebran conciertos del ciclo Coca-Cola Concerts Club.

“Nuestro apoyo a la hostelería balear se formalizó hace unos años mediante la firma de un acuerdo con la Asociación Mallorquina de Bares, Cafeterías y Restaurantes”, puntualiza. El acuerdo tiene el objetivo de llevar a cabo diferentes acciones vinculadas a la restauración balear como los cursos de formación para profesionales de la hostelería que se vienen desarrollando en Palma de Mallorca.

“El Estudio de Impacto también se refiere a nuestro compromiso ambiental”, concluye Gabriel Mulet, que explica que Coca-Cola en España impulsa proyectos y acciones para reducir su huella ambiental en cuatro áreas clave, envases, agua, clima y cadena de suministro sostenible: “Las jornadas de limpieza del litoral balear que organizamos cada verano son una muestra de nuestro compromiso con el medio ambiente local.”

Durante las jornadas del año pasado, se llevaron a cabo 18 limpiezas y se recorrieron más de 9.000 metros de la costa balear. Centenares de jóvenes de entre 12 y 17 años recogieron más de 800 kilos de residuos en 31 playas de Baleares, 24 de Mallorca, 4 de Menorca y 3 de Ibiza.

En esta iniciativa ambiental participaron 15 municipios, 10 escuelas de vela y 8 centros educativos, con el objetivo de fomentar hábitos de correcta segregación de residuos, a través de las acciones de limpieza y talleres medioambientales.