agosto 8, 2016

COCA-COLA CONTRIBUYE AL ESFUERZO GLOBAL CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO



Coca-Cola European Partners en España y Portugal ha iniciado una estrategia ambiental para el periodo 2016-2020, en el marco de los compromisos globales en sostenibilidad de The Coca-Cola Company.

La estrategia ambiental de Coca-Cola European Partners en la península se apoya en cuatro pilares que se corresponden con su cadena de valor: agua, envases, clima y agricultura sostenible. Dentro del pilar clima, la compañía se ha comprometido a reducir su consumo de energía un 30% y las emisiones de gases de efecto invernadero un 25% entre el año 2010 y el año 2020. De este modo, se adapta con antelación a los efectos del cambio climático.

Dentro de este plan de acción, Coca-Cola en España se ha sumado a la iniciativa “Un millón por el clima” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y ECODES, que aúna a ciudadanos, empresas, entidades e instituciones de todo tipo comprometidos en el desarrollo de actividades respetuosas con el medio ambiente.

Según Fernando Amenedo, director de Reputación Corporativa y Relaciones Institucionales de Coca-Cola European Partners en Iberia, “la oportunidad de poder contribuir en la iniciativa ‘Un millón por el clima’ es de gran importancia para nosotros, puesto que impacta directamente en uno de los pilares fundamentales de nuestra estrategia ambiental”.

Una de las prioridades de la estrategia de Coca-Cola es la reducción de la huella de carbono. Entre 2010 y 2015, ya ha disminuido un 70%: de un lado, por el incremento de la eficiencia energética en los procesos productivos y, de otro, por la contratación de energía verde en todas las plantas, delegaciones comerciales y almacenes en España.

Eficiencia energética y reducción de la huella de carbono 

En las plantas de producción, todos los nuevos equipos de frío comprados en 2015 disponen de dispositivos de eficiencia energética y el 91% están libres de HFC (hidrofluorocarburos). Asimismo, el esfuerzo de Coca-Cola por minimizar su huella ambiental se manifiesta en multitud de acciones en cada una de sus fábricas. Durante 2015, en A Coruña se ha optimizado el consumo en los compresores de baja presio?n y el lavado de botellas retornables, una iniciativa que también se ha implantado en Lisboa y Tenerife. En esta última planta, además, se ha optimizado el proceso de tratamiento de aguas.

En Bilbao también se ha optimizado el consumo en los compresores de baja presión y en la línea de aséptico. En Valencia se ha optimizado el funcionamiento del pasteurizador y la presión de soplado de los compresores de las líneas de PET. En Andalucía, se han instalado lámparas LED en Málaga y en Sevilla se ha reducido el consumo eléctrico de los aireadores de la balsa de la depuradora y se ha optimizado el sistema de retorno del condensado.

Finalmente destaca, en Barcelona, la implantación del programa “Behavioural Energy Efficiency”, encaminado a reducir el consumo de energía de la planta mediante la concienciación y el comportamiento de los trabajadores.