abril 17, 2017

BIBLIOTECA “MIGUEL HERNÁNDEZ”, EL CORAZÓN DE ARMILLA, UNA DE LAS GANADORAS DEL PREMIO MARÍA MOLINER

biblioteca miguel hernandez

La Biblioteca Pública “Miguel Hernández” es el centro cultural de Armilla (Granada) y tiene como objetivo facilitar el acceso a la información y fomentar la lectura a sus ciudadanos. Ahora se le ha otorgado el Premio María Moliner al mejor proyecto de animación a la lectura a municipios de entre 20.001 y 50.000 habitantes, concedido por el Ministerio de Cultura con la colaboración de la Fundación Coca-Cola, como parte de su compromiso con el fomento de la cultura local.

Hablamos con la bibliotecaria Celia Ramos, sobre la trayectoria de la Biblioteca y el proyecto Solo se ve bien con la biblioteca. Lo esencial es invisible a los ojos.

¿Cómo es la Biblioteca de Armilla? ¿Qué supone para el municipio?

Una cosa curiosa del edificio actual es que tiene forma de L, de lectura, de libro, de literatura… Es más que un edificio, es un punto de encuentro cultural. Yo la definiría como un sitio para disfrutar. Disfrutar de la cultura, el ocio, el estudio, la cultura, el compañerismo… eso es fundamental para nosotros y yo creo que para toda la ciudadanía. Desde la Biblioteca se estimula el uso de este servicio público con la intención de fomentar el desarrollo personal, estimular la imaginación y creatividad de niños, jóvenes y adultos, ser un centro cultural del municipio,  y enlace para el crecimiento de todo individuo. Eso es algo muy importante para el municipio, crecer en el ámbito cultural, y lo hacemos con el apoyo de nuestras instituciones, el Ayuntamiento y la Concejalía de Cultura.

¿Cuántos usuarios tenéis?

Armilla está en el cinturón de Granada. La Biblioteca no solo acoge a los usuarios del pueblo, cualquier ciudadano de la Comunidad pueda acceder a sus servicios (pertenecemos a la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía). Con carné de la Biblioteca, tenemos aproximadamente unos 14.000 lectores y la población de Armilla es de 24.000, así que estamos muy cerca de cubrirlo. Tenemos desde niños muy pequeños (con meses) hasta los más mayores con cerca de 90 años.

 

Una biblioteca que crece con su público

¿Qué destaca de vuestra trayectoria?

Varias cosas, primero el haber cambiado de edificio porque la población ha crecido y el servicio tiene que crecer. Hace unos 13 años fuimos de las primeras bibliotecas municipales de la provincia de Granada con página web. La Biblioteca ha ido creciendo paralelamente a las necesidades de nuestro público.

¿Cómo reaccionó el municipio a la concesión del Premio María Moliner?

La Biblioteca, el Ayuntamiento y la Concejalía de Cultura, todos estamos muy contentos, se nos puso una sonrisa de oreja a oreja que todavía no ha bajado. Nos enteramos un poco antes de la Navidad y para nosotros fue como ganar el premio gordo de la lotería, saber que lo que hacemos es valorado. Ha sido maravilloso, una acogida excepcional, la gente estaba muy contenta y decían que la Biblioteca lo merece y lo necesita.

¿Cómo nació la idea del proyecto premiado? ¿En qué consiste? 

El año pasado se celebraba el 73 aniversario de El Principito, un libro que ha inspirado mucho a la biblioteca. De él nos quedamos con la frase “Solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. Para nosotros, la biblioteca es el corazón, no es un edificio de ladrillo, es un edificio de cultura, de conocimiento, la forma más democrática de acceder a la información. La idea era programar actividades muy diversas y cubrir la mayor parte de la población para que la cultura y el placer de leer sea accesible a todo el mundo.

¿Qué actividades de fomento a la lectura promovéis?

Hay muchas actividades, puedo contarte algunas. Por ejemplo, trabajamos con los colegios, institutos y guarderías de Armilla, asociaciones de vecinos, colegios de otros municipios, y colaboramos con otros servicios del Ayuntamiento, como por ejemplo el Programa Cerca de Ti de Servicios Sociales, haciendo actividades de animación a la lectura para mayores en situación de dependencia. Intentamos que para cada grupo haya una actividad. Somos un equipo grande, todos pendientes de las actividades de promoción lectora y de atención al público.

El jurado del premio valoró, entre otras actividades de promoción a la lectura, las  de atención a colectivos con discapacidad, como las realizadas con el CEE Jean Piaget, que llevan muchos años visitándonos. También están los clubes de lectura, los encuentros con autores o ilustradores, presentaciones de libros durante todo el año…

¿Qué respuesta está obteniendo el proyecto?

Estamos muy contentos, acabamos de hacer la estadística anual y me sorprende cada año, porque vamos aumentando. Para nosotros es muy satisfactorio que la gente nos mande correos, que pregunte y quiera participar.

 

Implicación positiva en la cultura

¿Cómo beneficia el Premio a la comunidad?

Mucho, desde el lote de libros hasta el premio en metálico. El lote de libros, muy bien escogido y el premio en metálico lo estamos empleando para crear nuevas actividades y mejorar equipos. El premio es una iniciativa preciosa, mejora la calidad y la atención.

Coca-Cola busca promover la cultura local prestando apoyo a iniciativas como este premio, ¿qué opináis de su implicación?

Es una labor maravillosa, muy interesante, beneficiosa y necesaria, y la agradecemos mucho. Estamos muy contentos de haber suscitado su interés y nos gustaría que siguieran así, vemos muy positiva su implicación en la cultura.